frecuencia lavado pelo

Al igual que Ricitos de Oro y sus tazones de avena, lograr una rutina de lavado del cabello que sea "perfecta" puede requerir un poco de ensayo y error.

Lavarlo con demasiada frecuencia puede estropear y deshidratar el cabello, lavarlo muy poco se traduce en acumulación de grasa y un pelo más grasoso. Muchos factores influyen a la hora de encontrar la rutina de lavado de cabello perfecta, por eso siempre será un desafío.

Por suerte para ti, hemos recopilado los principales aspectos a considerar para responder a la eterna pregunta: ¿con que frecuencia debería lavarme el cabello? !Sigue leyendo!

Primero determina tu tipo de pelo

El cabello grueso requerirá menos lavado que los mechones finos y con tendencia a engrasarse. Por lo tanto, es importante conocer tu tipo de cabello antes de aplicar una rutina de lavado. El tipo de cabello determinará la frecuencia con la que debes lavarte el cabello.

Existen varios métodos para determinar tu tipo de cabello. El diamétro es uno de los más sencillos y solo tienes que coger una hebra pelo entre tus dedos y fijarte bien en lo que sientes. Sino puedes sentirlo, tienes PELO FINO. Si puedes sentirlo, tienes PELO MEDIO. Y si notas que tiene una textura rugosa, tienes PELO GRUESO.

Otra forma de determinar nuestro tipo de pelo, es a través del cuero cabelludo. Lo normal es que sea seco, recuerda que el cabello es hidrófobo y repele el agua. Si notas la presencia de grasa con mucha frecuencia, es probable que tengas el cuero cabelludo graso o muy graso.

Cuando identifiques bien cuál es tu tipo de pelo, puedes comenzar a experimentar para conseguir esa rutina de lavado perfecta.

1) Si tienes el cabello fino (normalmente con tendencia a engrasarse)

El cabello fino por su tendencia a engrasarse requiere el lavado más frecuente para mantener la frescura y el vigor. Esto puede implicar el uso diario de champú, especialmente si tienes una rutina diaria muy activa y haces ejercicio físico regularmente.

Para una rutina de lavado diario, estarás bien siempre que utilices un champú que no contenga sulfatos.

Si deseas alargar el tiempo entre lavados cada dos o tre días, utiliza un champú Purificante con sulfatos después de tu rutina de ejercios

La elección del producto correcto también es esencial, evita los champús humectantes muy fuertes y aplica acondicionador solo en los medios y las puntas si es necesario.

2) Si tienes el cabello dañado, seco o teñido 

Este tiene más que ver con la condición de tu cabello que con su grosor o textura. Sin embargo, para los que están resecos, dañados o tratados químicamente, es necesario cuidar más tus hebras vulnerables. Lo ideal es lavarse una vez a la semana, o dos veces a la semana como máximo.


Se debe evitar lavar demasiado para no agravar la sequedad. Y es importante elegir productos que repongan la humedad perdida y ayuden a acelerar la reparación.

La hidratación y las proteínas son esenciales para el cabello dañado. Por lo tanto, asegúrese de buscar ingredientes como la Inulina Vegetal, el Pantenol Provitamina B5 y la Proteina de Trigo que se encuentra en nuestro Champú Hidratante o el Duo Capilar Reparador de Champú Sólido y Acondicionador Sólido Protector, que reduce el daño hasta en un 65%.

3) Si tiene el cuero cabelludo seco, con picores, escamoso o graso 

A veces, el cuero cabelludo necesita un poco más de atención, un truco para el cuero cabelludo graso, seco, con picazón o escamoso y puntas medias secas es comenzar por aplicar champú mientras el cabello está seco.

Aplica el champú sólido Purificante en las raíces, masajea suavemente y deja actuar unos minutos antes de agregar agua, enjuagar y acondicionar. Esto ayudará a eliminar la descamación, el exceso de sebo y la acumulación de producto.

4) Otras aspectos importantes a tomar en cuenta

No es solo el tipo y la condición de tu cabello, varios factores de estilo de vida, hormonales y ambientales / climáticos siempre pueden causar estragos en tu cabello. Incluso, el tipo de agua juega un papel fundamental, por ejemplo, si vive en una zona donde el agua se conocida por ser muy pesada (pH alto), es posible que deba lavarse el pelo con más frecuencia y note que atrae la grasa con mucha facilidad. Así mismo, si fuma o está expuesto a mucha contaminación, su cabello se verá afectado.

Las estaciones del año también juegan un papel muy importante. Por lo tanto, es recomendable reevaluar su cabello y cuero cabelludo cada temporada para detectar signos de que necesita cambiar sus productos o rutina, tal como lo haría con el cuidado de la piel.

5) Consejos para todo tipo y condición de cabello

Es importante tomar en cuenta que el cuero cabelludo y el pelo cambian constantemente y son muy susceptibles al entorno, estado de ánimo, hátibos y estilo de vida. Lo que funciona bien un año, puede que el año siguiente deje de funcionar. Es importante elegir productos de buena calidad y evitar aquellos que resecan el cuero cabelludo o debiliten tu melena.